Los padres casados lo hacen mejor, admite el think-tank de Tony Blair

0
748

Tras ocho años de gobierno socialista diciendo que todos los modelos de familia valen igual, el pro-laborista IPPR admite que a los niños les va mejor con padres casados.

El Institute for Public Policy Research (IPPR), un organismo de reflexión e investigación política cercano al Partido Laborista, ha examinado datos de estudios aún sin publicar y otros datos a partir de 20.000 niños nacidos en el año 2000 y ha llegado a la conclusión de que a los niños les conviene que sus padres estén casados.

El IPPR admite que “los padres solteros, se ha mostrado, pueden dar menos apoyo emocional, tener menos reglas, dispensar una disciplina más dura, son a menudo más inconsistentes en la disciplina, aportan menos supervisión y entrán más en conflicto con sus hijos”.

Examinando datos más recientes, como el estudio Millenium Cohort, del Institute of Education in London, a partir de 20.000 niños nacidos en el 2000, “se muestra que los niños en parejas que cohabitan tienen peores resultados que las parejas casadas”.

“Aunque esta investigación puede resultar instintivamente difícil de aceptar para la gente de izquierdas la evidencia británica parece apoyarla”, dijo el IPPR al presentar sus resultados el 4 de noviembre.

“Nuestros adolescentes beben más, se drogan más, empiezan antes el sexo y se meten en más peleas que todos los otros de Europa”, señalaba el DAILY MAIL el 5 de noviembre.

Los hijos de padres solteros o sin casar -incluyendo los que cohabitan, no únicamente padres solos- tienden a casarse menos, a ser padres solos y a recurrir a hogares sociales. También hay, cuando aún no han crecido, una tendencia estadística a vivir en hogares donde nadie tiene empleo.

O dicho de otra manera: tras ocho años de decir que todos los modelos familiares son igual de buenos y millones de libras invertidas en fomentar las familias desestructuradas, la izquierda británica tiene que replantearse sus esquemas.

¿La causa? La da el IPPR, pero le ha costado años darse cuenta: “los cambios en las familias, más padres trabajando, índices de divorcio en crecimiento y padres solos han minado la capacidad de las familias para socializar con eficacia a los jóvenes“.

“Por fin se dan cuenta”

Que el think tank del Partido Laborista, que nutre de ideas al entorno de Tony Blair, se haya dado cuenta de esto -aunque sea en el ocaso de la carrera del líder laborista- es motivo de alegría para las otras entidades investigadoras que hace años que venían dando esas conclusiones.

Me alegra que hayan acabado por descubrir lo que hace 20 años que venimos diciendo”, comenta Robert Whelan del think tank Civitas. “Es difícil encontrar datos que apoyen otra visión. Pero decir simplemente que no se puede hacer nada es aconsejar la desesperación. La izquierda cree que es moral que el Estado intervenga para cambiar el comportamiento de la gente en temas de tabaco y medio ambiente… ¿no funcionaría bien si se cambiase el sistema de beneficios para que deje de penalizar a los matrimonios y de beneficiar a los padres solos?”

El IPPR dice que no hay nada que hacer, que no es realista que el Gobierno intente cambiar los índices de divorcio y de cohabitación, porque son rasgos “social y culturalmente conducidos”. Y sin embargo, ¿no se han cambiado hábitos como fumar o clasificar la basura, hacer ruidos por la noche y muchos otros? Además del Gobierno, ¿no hay otros actores sociales interesados en transformar la sociedad?

La postura socialmente conformista del IPPR en inglés se puede leer aquí:
http://www.ippr.org/pressreleases/?id=2410

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=6736