Leche materna

0
198
Father holding baby's hand

Son, sin duda, innegables los beneficios que representa la alimentación del pecho materno por una etapa de 6 meses y de forma exclusiva, es decir, sin agregar ningún otro alimento, para el recién nacido e incluso para su madre.

Se han esgrimido innumerables razones para que esta práctica se intensifique no sólo en naciones desarrolladas sino también y preferentemente, en países pobres.

En el año 2003 la OMS y la UNICEF, convirtieron a esta, la primigenia forma de nutrir a los infantes en: Estrategia Mundial para la Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño.

¿Para qué recordar al ser humano que sus hembras deben amamantar a sus hijos? Ningún otro animal de los llamados mamíferos requiere de información para entender lo que por naturaleza les concierne, sobre todo algo que ni más ni menos le da nombre al conjunto de especies más evolucionadas del planeta.

Resulta que en países como España, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística, a las seis semanas de nacer el bebé, el 66 por ciento recibe lactancia materna exclusiva; a los tres meses, el porcentaje se reduce al 53 por ciento y a los seis meses, al 28 por ciento (El Mundo, Salud. 05/2013).

Con todo, un buen número (65 por ciento) de naciones del occidente decidieron no sumarse a la iniciativa de la OMS, incluyendo los EUA, aunque ONG’s y centros de investigación han aportado presión social las unas y evidencia científica los otros para que este número disminuya.

La razón fundamental por la que amamantar al niño pequeño ha perdido adeptos en años previos, no es más que la falta o exceso de información.

La falta en forma de las deficiencias tradicionales de educación para la salud que padecen países como el nuestro y el exceso en forma de mercadotecnia dedicada a la leche maternizada, alimentos para bebé y otros sucedáneos.

Es más, algunos de los anuncios en favor de la leche materna a veces hacen más daño que beneficio, sobre todo cuando se emiten sin base ni explicación alguna y en espera de ganancia política. Esto no hace más que desdibujar una campaña que se debiera conducir con la seriedad que se merece.

Recordemos, además, que una de las razones principales del porqué las mujeres no pueden amamantar a sus hijos, no es anatómica, fisiológica o patológica, es económica

¿Cuántas de ellas tienen la oportunidad de dedicarse a su recién nacido por lo menos 6 meses de tiempo completo? Eso es lo que hay que resolver, no es lo mismo la leche —por más materna que sea— de un banco, que directamente de su contenedor natural.

hgoldbard47@gmail.com