La Amenaza del Homosexualismo y las Uniones Homosexuales

0
278
  1. La Amenaza del Homosexualismo y las Uniones Homosexuales 

“Quien contrae matrimonio no crea, no inventa el matrimonio, del mismo modo que el nadador no inventa la naturaleza o las leyes del agua o de la gravedad”.

Carl Marx

(Citado por Juan Ignacio Bañares en “El logotipo del matrimonio”; Volumen 13, Núm. 2 – Diciembre 25, 2009)

Esta pregunta del inciso 10 nos servirá para hacer una síntesis de este documento; ya que para responderla tendríamos que preguntarnos:

¿Se debe aceptar la homosexualidad como forma de vida, a pesar de que, como ya hemos dicho aquí…?

  1. Es un trastorno adquirido; y está demostrado, ya que no hay prueba científica alguna de que la homosexualidad tiene un origen biológico. 
  2. Sí tiene curación; y la mayoría de las personas que la padecen pueden alcanzar una vida normal. Especialistas como Irving Bieber sostienen que “todo homosexual es un heterosexual latente” (15)
  3. Altera el orden natural de la sexualidad humana; y con ello debilita el sistema inmunológico de los compañeros sexuales receptores, aunque no tengan SIDA.
  4. Causa graves trastornos en la salud física y mental, tanto a las mujeres y hombres homosexuales activos, como a los que la viven sin atención en la abstinencia (aunque estos en mucho menor grado).
  5. Reduce la esperanza de vida del hombre homosexual activo en un rango de 23 a 25 años en comparación a la de un heterosexual activo (en Dinamarca y en Noruega, respectivamente; de 51-52 años a 74-77 años)
  6. Las personas homosexuales representan tan solo entre el 1% y el 3% de la población total.
  7. Quienes la practican representan el principal grupo de riesgo en la transmisión del VIH/SIDA, sumando el 85% de los hombres infectados de Europa, y el 72% de EE.UU.; así mismo, en este país, ellos representan el 60% de los enfermos de sífilis.

Si aun así, los homosexualistas insisten y pretenden condenar al resto de las personas con AMS no deseada (orientación sexual egodistónica) a una pobre calidad de vida y de corta duración, ahora veamos que implica el reconocimiento de cualquier forma de unión homosexual: 

  1. Todo tipo de reconocimiento formal de las relaciones homosexuales seria una equiparación simulada de las mismas con el matrimonio. 
  1. Cualquier forma de aceptación jurídica de la homosexualidad (uniones homosexuales; “matrimonios” homosexuales; sociedades de convivencia; “uniones de hecho; o como se les quiera llamar) tendrá graves consecuencias; tanto para las personas homosexuales como para la población en general.  

  

  1. En el caso de las personas con atracción al mismo sexo (AMS) no deseada, implica condenar al olvido a todas estas personas y sus familias que sufren y quieren luchar por superar su homosexualidad; pues el reconocimiento jurídico de este trastorno de la conducta lo convertiría en “algo bueno” e impediría cualquier actuación en contra de dicho estado de “bienestar” —ya sea ayuda psiquiátrica o espiritual—, pues sería considerado como un acto de discriminación.
  2. Estas son algunas de las posiciones de la Declaración de Westminster, Gran Bretaña, 28 de febrero de 2012:
  3. No depende de los gobiernos redefinir el matrimonio sino simplemente reconocerlo para lo que es, y promoverlo y protegerlo como institución única.
  4. Redefinir el matrimonio sin consulta es antidemocrático.
  • Igualdad no significa uniformidad. En una sociedad libre todos aceptamos que muchas actividades humanas no están abiertas a todos.

No a todo el mundo se le permite beber alcohol, conducir un coche, comprar propiedades, votar, poseer una empresa, ir a la Universidad, visitar Buckigham Palace o participar en los 100 metros femeninos en unas Olimpiadas.

Es no significa que los que no pueden ejecutar esas actividades sean de alguna forma denigrados o menospreciados, sólo que existen criterios de elegibilidad.

Las parejas del mismo sexo no cumplen con los criterios de elegibilidad para el matrimonio.

Respecto del Matrimonio la TFP Student Action, propone tener en consideración:

  1. El matrimonio no es una unión cualquiera entre los seres humanos. Es una relación enraizada en la naturaleza humana y por lo tanto de derecho natural.
  2. Quien apoya el matrimonio entre personas del mismo sexo, “ignora el interés superior del menor” (Declaración de los derechos del niño).
  3. En nombre de la “familia ” del mismo sexo “matrimonio ” sirve para validar no sólo a este tipo de uniones, pero todo el estilo de vida homosexual en todas sus variantes, bisexuales y transexuales.
  4. El “matrimonio ” entre personas del mismo sexo es intrínsecamente estéril.
  5. El objetivo principal en las uniones del mismo sexo es “la satisfacción individual de dos individuos”.
  6. Si el “matrimonio” homosexual es aceptado universalmente como el actual paso sexual ” libertad”, lo que los argumentos lógicos pueden utilizarse para detener a los próximos pasos de incesto , la pedofilia , el bestialismo y otras formas

Instituto Valenciano de Fertilidad, Sexualidad y Relaciones Familiares (IVAF):

  1. “..la verdadera finalidad del colectivo homosexual es “destruir el matrimonio heterosexual”.

Informe de Revista Época, España; Leopoldo Varela:

  1. Porque le quita credibilidad y solidez al matrimonio.

La riqueza antropológica y la efectividad social del matrimonio radican en su solidez. Está demostrado que cumple mejor sus fines -incluida la educación de los hijos- si es indisoluble y para toda la vida. Su figura se diluye si deviene en un experimento no basado en el compromiso.

  1. La homosexualidad ha sido alguna vez tolerada o incluso culturalmente promovida -como en la antigua Grecia-, pero siempre se ha tratado de una práctica distinta del matrimonio y excepcional, por la sencilla razón de que, de haber sido la norma, la especie humana hubiera desaparecido hace siglos de la faz de la tierra.
  2. Los lobbies gays saben que el ***matrimonio estable y monógamo es el principal obstáculo para el crecimiento de sus actividades y sus lucrativos negocios -que abarcan desde la publicidad hasta la moda, pasando por el ocio, el turismo o la propia industria del sexo.
  3. La ley injusta no obliga y una ley que va contra la recta razón y que ataca a uno de los pilares de la civilización es papel mojado. ‘Lo correcto -desde el punto de vista democrático- no sólo es no obedecerla, sino oponerse a ella’. Lo dijo hace 40 años uno de los campeones de la lucha por los derechos civiles, el premio Nobel de la paz, Martin Luther King.

En la actualidad, las instituciones de salud pública de México discriminan a la población homosexual ya que brindan terapias para otros desordenes psiquiátricos, pero no para la AMS.

  1. En el caso de las personas heterosexuales, la aceptación de la homosexualidad como una opción de forma de vida no implica simplemente el reconocimiento de derechos especiales inexistentes para personas homosexuales o tratar de evitar casos de discriminación (que si los hay, pero su aceptación no la va a evitar); sino que lleva implícita la imposición a la sociedad entera de esta conducta sexual equivocada con todas las consecuencias negativas que ya analizamos, lo que representaría una discriminación aun mas grave.

Esto es, por ejemplo, que al aceptar la homosexualidad como algo “normal” o legal, esta deberá ser ofrecida como opción a todos los niños y adolescentes dentro de la educación sexual en todas las escuelas; pues de no hacerlo, se estaría incurriendo en un acto de discriminación hacia los gays y lesbianas.

Esto es que las personas heterosexuales serán obligadas a aceptar una forma de vida contraria a su naturaleza, creencias y convicciones.

Y como ejemplo podemos ver que una “Guía para Facilitadores” de educción sexual para adolescentes, elaborada por la OMS (1), dice que a partir de los 10 años, se debe enseñar a los niños que ellos tienen como una opción normal del placer sexual el llegar a ser homosexuales, bisexuales, transexuales, sadomasoquistas, exhibicionistas, travestís, fetichistas o vouyeristas.

Esta discriminación hacia las personas heterosexuales también se verá materializada en la información que estarían recibiendo nuestros hijos; ya que, el “matrimonio” o unión homosexual se enseñaría en las escuelas; y los medios de comunicación se harían eco de esta mentira antropológica. Además del ejemplo al que estarían expuestos dentro de su entorno social, al oficializarse esta aberración.  

  1. Por otro lado, si lo que quieren los homosexualistas es que su relación personal cuente con los beneficios de la justicia y de las instituciones, tienen a su alcance dos opciones:
  2. Formalizar los acuerdos de su relación ante un Notario Público (herencias, propiedades compartidas, seguridad social, etcétera) o,
  3. Que el gobierno diera forma a una figura jurídica que brinde seguridad legal y personal a quienes por alguna circunstancia de la vida cohabitan y tienen algún tipo de interdependencia.

Por lo tanto, dicha protección se otorgaría por ser personas que tienen una dependencia recíproca (como la de dos hermanos viudos, tres hermanas solteras, un tío y un sobrino, dos amigas ancianas, etcétera; que viven juntas y se ayudan mutuamente) y no por el tipo de relaciones sexuales que practiquen; las cuales quedarían circunscritas al ámbito de lo privado. 

Porque al otorgar la protección de la ley y las instituciones por el hecho de tener una relación homosexual, como ya dijimos, se estaría legitimando una perversión; a la vez que se discriminaría a otros grupos de personas que tienen las mismas necesidades.

Un ejemplo de dicha discriminación, que ya se da, es que, en México, el IMSS no reconoce a los maridos de las señoras que trabajan, es decir, si la esposa trabaja y el marido queda desempleado, este no tiene derecho al servicio, salvo que sea inválido e inhábil para trabajar.

  1. El homosexualismo tiene bien trazada su estrategia: primero, busca algún tipo de reconocimiento oficial, como las “Uniones de Convivencia” (para no chocar de frente con las instituciones sociales y religiosas); posteriormente, busca equipararlas con el matrimonio; y después la adopción de niños. Aquí dos ejemplos esta estrategia:
  • La concesión de beneficios a las parejas de homosexuales era “un paso crucial” para la aceptación del “matrimonio” entre dichas parejas (Editorial del New York Times en sept. de 2001 sobre la ley aprobada en el estado de Vermont, reconociendo las “uniones de hecho”)
  • Los matrimonios” deben ser aprobados porque la sola aprobación de los beneficios, aunque sea un primer paso, convierte a las personas homosexuales en ciudadanos de segunda clase

(Comentario del Washington Post en septiembre de 2001 sobre la ley aprobada en el estado de Vermont, reconociendo las “uniones de hecho”); (“El problema del homosexualismo y de las uniones de hecho”; Vida Humana Internacional)

  1. El matrimonio y la familia existen mucho antes que el Estado, tanto en el orden cronológico como en el social; por lo que NO precisan del reconocimiento o apoyo del Estado para existir. Por lo tanto, las amistades homosexuales también pueden existir sin certificación oficial. No certificar no significa prohibir. (16)
  2. El Estado tiene un interés especial en la unión entre hombre y mujer porque es el único vínculo humano capaz de generar nuevos seres humanos, imprescindibles para la continuidad. (16)              

El objetivo del Estado en el reconocimiento y la legitimación jurídica del matrimonio heterosexual es el bien de los hijos; ya que si no se protegen y no se educan con cuidado, y por muchos años, no tendremos una nueva generación de ciudadanos capaces de asumir su papel en esa libertad ordenada que es la democracia. (16)

  1. Los hijos nunca pueden ser entendidos como un derecho de los padres ya que pasaría a engrosar la categoría de cosa; casi tomarían la forma de mascotas.

Todo ser humano, de acuerdo a su naturaleza, tiene derecho a tener un padre y una madre; por lo tanto, el esquema no puede funcionar al revés, donde el tener hijos sea considerado un derecho de los padres.

 La aprobación jurídica del matrimonio es solamente para que logre procrear y criar bien a los hijos, no porque requiera de algún tipo de aval moral.

La institución del matrimonio es fundamental para la familia y, por ende, para la sociedad; y la sociedad lo es para el Estado, por lo que no pueden desvincularse unos de otros; tal y como se desprende del articulo 16-3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por lo tanto, al no existir la capacidad de procreación dentro de las parejas homosexuales, el reconocimiento del Estado seria meramente de carácter moral y entonces tendría que hacerlo con todo tipo de estilos de vida que en la sociedad exista; desde los monjes hasta las fraternidades y “pandillas”.            

  1. Llamar a las uniones homosexuales “matrimonio” es una aberración pues:
  • Carece de fundamento etimológico:

La figura del “matrimonium” estaba ya recogida en el derecho romano. El significado etimológico de “matrimoniohace referencia al derecho que adquiere la mujer que contrae el matrimonium para poder tener hijos dentro de la legalidad (Matre – madre y Monium–calidad de…)

  • Rompe con la lengua española:

De acuerdo al diccionario de la Real Academia Española de la Lengua el concepto de matrimonio es: (Del lat. matrimonĭum). m. Unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales.

  • No es reconocido por las leyes o acuerdos internacionales:

Para arrancar, con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su artículo 16, habla de que hombres y mujeres …tienen derecho a casarse y fundar una familia…” 

  1. No existe una base natural, biológica, en la que se pueda sustentar el “matrimonio” homosexual; biológica y antropológicamente, la vida humana sólo reviste dos formas: la masculina y la femenina. Óvulos y espermatozoides (15)                
  2. La homosexualidad alguna vez ha sido tolerada o incluso promovida —como en las antiguas civilizaciones de Roma y Grecia—, pero en ninguna se ha equiparado al matrimonio; siempre se ha tratado de una práctica distinta. (15)
  3. Las parejas homosexuales pueden argumentar que ellas también pueden criar hijos, aunque no los puedan procrear; por lo que el Estado tiene que decidir si el bienestar de los niños permite que sean adoptados por parejas del mismo sexo. (16)

Sin embargo, si los estudios han probado que cualquier tipo de disfuncionalidad de la familia natural trae consecuencias -muchas veces graves- para los hijos; mucho más lo será para los hijos donde existe la ausencia por sustitución de alguien que pretende actuar como padre o como madre, cuando su condición natural no lo contempla.

Una revisión a la solida información proporcionada por The Heritage Foundation de los EEUU, sobre la situación de la familia, sería muy ilustrativa: http://www.familyfacts.org/)

Lo anterior es un claro obstáculo para el reconocimiento de las parejas homosexuales; ya que por naturaleza, si para procrear a los hijos se requiere de un hombre y una mujer, para criarlos también. Es un asunto de complementariedad física y psicológica.

A continuación, algunos ejemplos de los problemas que enfrentarían los niños adoptados por gays o lesbianas:

  • El libro “Saliendo del Fondo: El Impacto de los Padres Homosexuales” (Out From Under: The Impact of Homosexual Parenting de Dawn Stefanowicz), donde la hija de un homosexual cuenta su infancia, es un relato dramático que da luz a las amenazas que podrían enfrentar los niños dentro de una relación homosexual. http://www.dawnstefanowicz.com/ o se puede ver una reseña en: http://www.aceprensa.com/articulos/2008/may/21/la-hija-de-un-homosexual-cuenta-su-infancia/
  • Las uniones y relaciones homosexuales suelen ser breves y profundamente inestables; lo cual trastornaría severamente el desarrollo de los niños adoptados. Tres datos, además de lo ya mencionado en el inciso 5-B de este documento:

 

a.- El número medio de parejas sexuales a lo largo de una vida en EE.UU. es de 4 en heterosexuales y de 50 en homosexuales. (Fuente: Sexual practices in the United States) (15)

b.- En Holanda la duración media de una relación homosexual “estable” es de año y medio (Fuente: Informe M. Xiridou). (15)

c.– En España se ha comprobado que un varón homosexual tiene relaciones duraderas con 39 personas distintas como media a lo largo de su vida. (6)

  • Los hijos de parejas de lesbianas tienen una predisposición muy superior a la homosexualidad que los niños criados por madres heterosexuales (Fuente: Tasker y Gombolok: Growing up in a lesbian family: effects on child development; EE.UU., 1997). (15)

 

  • El riesgo de sufrir abusos sexuales paternos es mucho más alto en niños con dos “padres” gays. : en EE.UU., un 29% de casos en hijos de homosexuales frente a solo un 0.6% en hijos de padres heterosexuales (Fuente: Cameron and Cameron, Homosexual parents) (15)
  • Cualquier tipo de reconocimiento jurídico de la actividad homosexualista, que no esté sustentado en evidencia científica, será un acto de discriminación contra la población en general; la cual no acepta le impongan dicha conducta sexual como norma de vida. Aquí un par de ejemplos:

a.- En estados Unidos, se han realizado referéndums en 31 estados sobre los “matrimonios” homosexuales; y los 31 lo han rechazado; incluyendo las dos “sedes” más importantes del movimiento homosexualista: California y New York

Donde se ha aprobado, ha sido por la vía legislativa (como en México, Distrito Federal); no por voluntad de la población, sino por la de algunos políticos.

b.- En el caso de las adopciones, el Euro-barómetro 66, una encuesta aplicada a 30,000 ciudadanos de la Unión Europea en el 2006, solo dos países —Holanda y Suecia— aprueban la adopción de niños por parejas homosexuales; donde, a nivel Unión Europea, fue rechazada en promedio por el 68% de la población.

http://ec.europa.eu/public_opinion/archives/eb/eb66/eb66_highlights_en.pdf

  • Los adultos homosexuales —hombres y mujeres— sufren de índices significativamente altos de desórdenes psicológicos como la depresión, la ansiedad, el suicidio, el consumo de substancias, etc. (17)
  • Un análisis de los registros de población de Noruega y Suecia, que incluyeron, en esta última nación, las uniones del mismo sexo legalmente registradas, dio como resultado que era 150% más probable que se rompieran las parejas de hombres homosexuales y que las parejas de mujeres homosexuales eran 267% más proclives a la ruptura, que las parejas heterosexuales casadas. (17)
  • Los “matrimonios” homosexuales incrementan la prevalencia de la homosexualidad: las investigaciones proporcionan evidencia significativa. (Trayce Hansen, Ph.D. Septiembre de 2008)

http://www.drtraycehansen.com/Pages/writings_legalizing.html

  1. Rechazar cualquier tipo de reconocimiento formal de las parejas homosexuales, no implica violación de derecho alguno, ni discriminación de ningún tipo; ya que, para que esto ocurriera, tendríamos que compararlas con el matrimonioheterosexual, por supuesto.

Sin embargo, la comparación no procede; ya que la discriminación implica un trato diferenciado entre iguales, y en el caso de los dos tipos de parejas su naturaleza y sus fines son diferentes; ya que, a diferencia de las heterosexuales, las parejas homosexuales carecen de:

  1. Complementariedad física y psicológica
  2. Órganos sexuales complementarios
  3. Capacidad reproductiva

 

  1. Nuevamente, y relacionado con el tema de la discriminación, tenemos que, si la razón fundamental de leyes como la de las “Sociedades de Convivencia” o del “Matrimonio” Homosexual” es la protección de las parejas homosexuales, entonces tendrían que brindar igual trato a cualquier unión, esto es, tendrían que aplicar el principio de no discriminación.

En otras palabras, si el derecho puede concebirse simplemente para facilitar la oportunidad de dos personas de vivir una vida emocional que les parece satisfactoria; esto es, si “legalizamos” unas uniones solamente para su bien privado emocional, y no para el bien público (de los hijos), el derecho debe hacer lo mismo para cualquier tipo de relación.

Por lo tanto, para no discriminar, el Estado tendría que legitimar también:

  • La hetero-poligamia (de uno con varias),
  • La hetero-poliandria (de una con varios),
  • La homo-poligamia (de uno con varios),
  • La homo-poligamia lésbica (de una con varias),
  • La poliandria bisexual (de una con unas y unos),
  • La poligamia bisexual (de uno con unas y unos), y
  • La promiscuidad bisexual limitada (de dos o más unas y unos con dos o más unas y unos) (16)      
  1. Legalizar las uniones homosexuales es una discriminación, pues al legalizarlas acepta la homosexualidad como “buena” y eso implicaría en un futuro multas y penas de cárcel para quien critique la actividad homosexual; por lo que la libertad de expresión y la libertad religiosa se verán coartadas.

Un ejemplo dramático es el de David Parker, un padre de familia de Lexington, Massachusetts (USA), quien fue arrestado tras tratar de evitar la “educación” gay a su hijo de 5 años; como sentencia, tiene prohibido acercarse a la escuela de su hijo.

En la parte religiosa, eso ya se ve en países como Canadá, Inglaterra y Suecia; en este último se decretó pena de cárcel para Ake Green, un pastor luterano que se limitaba a predicar las palabras de San Pablo; así, los cristianos, que en México representan el 95% de la población, se verían forzados a reescribir la Biblia (15)

  1. Siguiendo con el tema de la supuesta discriminación, tenemos el antecedente de que en este año del 2000, el Tribunal Supremo de Estados Unidos emitió una decisión por medio de la cual respaldó la política de los Boy Scouts de no permitir que los homosexuales sean jefes de patrulla (esta situación acaba de cambiar, en julio de 2015, pero por decisión propia de los directivos de los Boy Scouts; no por la Corte Suprema…) en su institución http://www.vidahumana.org/news/boyscouts_oct00.html
  2. Algunos argumentan que, de acuerdo a la Constitución mexicana, no se puede discriminar a nadie por sus preferencias sexuales; sin embargo, de acuerdo a todo lo anteriormente aquí expuesto, más que evitar la discriminación de las personas homosexuales, la legalización de cualquier tipo de uniones homosexuales crearía derechos exclusivos inexistentes para un grupo, por lo que se está discriminando al resto de la población.
  3. Con relación a los DERECHOS HUMANOS, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (aunque considero a este organismo obsoleto por su carácter anti-democrático y su alta capacidad de manipulación) acaba de negar el reconocimiento como “nuevos derechos humanos” a la «identidad de género» y a la «orientación sexual»; por lo tanto, no forman parte de las categorías sujetas a discriminación

Por cierto, México fue de los países que perdieron la votación, pues nuestro país votó para que dichos conceptos fueran referencia de no discriminación, cuando los mismos no son reconocidos ni definidos en las leyes internacionales. (Friday Fax; C-FAM; 08 de enero de 2010)

Por otra parte, se violaría la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que en su art. 16 habla de que ––“Los hombres y las mujeres…. tienen derecho, sin restricción alguna por motivos de raza, nacionalidad o religión, a casarse y fundar una familia… en… el matrimonio…” Aquí no habla de restricción por motivo de orientación o preferencia sexual; y habla de hombre y mujer, no de homosexuales.

  1. Adicionalmente, ningún documento vinculante de la ONU incluye la orientación sexual ni la identidad de género entre las categorías que son motivo de discriminación.
  2. HOMOFOBIA: Este supuesto temor irracional compulsivo (fobia) hacia las personas homosexuales no existe; no se encuentra en ningún libro de psiquiatría o psicología.

Es un término acuñado por el homosexualismo para descalificar y señalar como discriminadores a todos aquellos que no aceptamos nos impongan su estilo de vida en nuestra sociedad y nuestras familias.

Por otra parte, un extenso estudio realizado en Holanda ha debilitado la presunción de que la “homofobia” o rechazo social sea la causa de las enfermedades psiquiátricas de gays y lesbianas; y esto tiene relevancia pues Holanda es considerado el país que más aceptación tiene de las relaciones del mismo sexo, dentro de todos los países occidentales. (Homosexuality and Mental Health Problems by N.E. Whitehead, Ph.D. – Author of “My Genes Made Me Do It”)

  1. El Homosexualismo y la Perversión de menores. En el movimiento homosexualista internacional hay grupos que promueve la aceptación de la pederastia como normal; esto es, las relaciones sexuales entre hombres y niños.

La organización que lidera este movimiento es la “Asociación Norteamericana para el Amor entre Hombres y Niños” (ANAHN) fundada en 1978 y que forma parte de IGLA, por sus siglas originales en ingles [Asociación internacional de gays, lesbianas, bisexuales, transexuales e “intersexuales” (¿?)]; la cual tiene carácter de “Organismo Consultivo” dentro de la ONU.

Así mismo, en septiembre de 2003, la empresa de venta de libros por internet, AMAZON, retiró de su portal un boletín en pro de la pederastia; pero todavía ofrecía a la venta tres libros a favor de esta actividad tan criminal y repugnante, promovidos por la ANAHN.

Dentro de este mismo contexto, es importante saber, que la misma poco confiable APA publicó en 1998 un artículo donde sugiere que las relaciones sexuales entre hombres y niños (pedofilia) NO son dañinas. (Focus on the Family; Citizen Issues Alert; 24 de marzo de 1999) http://www.vidahumana.org/news/pedofilia_april99.html

  1. Por último, aunque el manejo de la homosexualidad no es un asunto de fe, es importante hacer notar que todas las principales religiones monoteístas del mundo —-católicos, evangélicos, judíos, mormones, musulmanes sunitas y chiitas, ortodoxos, protestantes de línea fundamental, etcétera—- tienen una posición contraria a la aceptación del homosexualismo.

Volver al inicio.