¿El Homosexual Nace o se Hace?

0
356

6.- ¿El Homosexual Nace o se Hace?            

(Más información relacionada en inciso No. 8: ¿La homosexualidad es curable?)

No existe en el mundo prueba científica alguna que demuestre que la homosexualidad o Atracción al Mismo Sexo (AMS) tiene alguna causa biológica; esto es, que sea producto de algún factor genético u hormonal.

Lo que sí está probado es que casi todos los homosexuales NO presentan signos de alteración biológica alguna.

Por lo tanto, podemos concluir que el homosexual no nace, se hace; que nadie nace con la AMS; que la homosexualidad es un trastorno de la conducta adquirido; y que por lo tanto, la persona que inconscientemente aprendió esa conducta, también puede aprender el camino hacia una vida sexual plena y natural.

Aquí vale la pena insistir en algo ya mencionado en páginas anteriores; en que el ser homosexual no es un asunto de elección; no se elige ser homosexual, simplemente se deriva en este trastorno de la conducta a causa de múltiples factores (Ver inciso No. 7 de este documento).

Lo que sí es un caso de elección es el practicarla o no; lo cual es una decisión de la que cada persona es responsable.

A continuación presento algunos testimonios al respecto:

Teoría Biológica de la Homosexualidad

a.-) “No hay actualmente evidencia para confirmar una teoría biológica como determinante de la orientación sexual… Una revisión crítica muestra que la evidencia que favorezca una teoría biológica no existe”

(Dr. William Byne y Dr. Bruce Parsons: “Orientación Sexual Humana: Las Teorías Biológicas Reevaluadas”; Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Columbia; 1993)

b.-) “La teoría genética de la homosexualidad se ha desechado hoy en día en forma general”                                         (Masters y Johnson; “Sexualidad Humana”; 1985)

c.-) …es vital que todos los profesionales del cuidado de la salud, mantengan en mente que el hombre o la mujer homosexual es básicamente un hombre o mujer por determinación genética; y que está orientado homosexualmente por preferencias aprendidas          

(Masters y Johnson; “Homosexualidad en Perspectiva”; 1979)

d.-) “Las hormonas sexuales juegan un papel importante en impulsar la sexualidad humana, pero no controlan la dirección de la misma

(Dr. C. A. Tripp; “La Matriz Homosexual”; 1975)

e.-) “La idea de que las personas nacen dentro de un tipo de conducta sexual es enteramente “tonta”… El movimiento hacia “biologizar” la homosexualidad no es el resultado de un consenso científico, sino un consenso político por parte de aquellos ansiosos de etiquetar a las personas como homosexuales o heterosexuales

“La homosexualidad es una conducta y no una condición; y por lo tanto, algo que algunas personas pueden cambiar y lo hacen, así como algunas veces cambian otros gustos y rasgos de su personalidad         

(John DeCecco editor del “Journal of Homosexuality”; y K. Painter, profesor de psicología de San Francisco State University; “Una teoría Biológica para la Preferencia Sexual”; 1989)

Teoría del “Gen Gay”

f.-) No existe un gen gay.

Para validar este dato, vea este link sobre el clarificador estudio de Dale O’Leary, autora junto con el Dr. Vicente Villar del libro Cómo entender la homosexualidad – (Editorial La Caja, Madrid, 2003)

Por otra parte, mucha gente cree equivocadamente que Dr. Dean H. Hamer descubrió el “gen gay”; sin embargo, esta fue su principal conclusión: La herencia no produjo lo que originalmente esperábamos encontrar: una simple herencia Mendeliana. De hecho, nunca encontramos una sola familia en la cual la homosexualidad hubiese sido transmitida según el obvio modelo que Mendel observó en sus plantas de guisantes – (Hamer y Copeland, p. 104)

El Dr. George Rice realizó de nuevo la investigación del Dr. Hamer, pero con diferentes resultados. Esto llevó al Dr. Rice a concluir: Nuestros datos no apoyan la presencia de un gen de amplio efecto que influencie la orientación sexual en la posición Xq28.

(George Rice, y otros; “Male Homosexuality: Absence of Linkage to Microsatellite Markers at Xq28,” Science, Vol. 284, p. 667)

Así mismo, Neil Whitehead, un Ph.D. en bioquímica, afirmó: “la homosexualidad no es innata, no es dictada genéticamente, no es inmutable”

(Neil y Briar Whitehead, My Genes Made Me Do It! A Scientific Look at Sexual Orientation [Lafayette, La.: Huntington House Publishers, 1999], p. 9.)

Francis S. Collins, Director del Proyecto de la Secuenciación del Genoma Humano ha dicho que:

Hay un componente “inescapable” de heredabilidad en muchos rasgos del comportamiento humano. Por heredabilidad se refiere a la influencia de los factores genéticos en rasgos de personalidad.

Pero la heredabilidad no es 100% segura. A partir de numerosas investigaciones con gemelos idénticos, se observa que incluso rasgos heredados no se desarrollan inevitablemente. Y no siempre se heredan.

Y aunque estas tendencias estén ahí, no siempre se desarrollan: hay libre voluntad (Collins está convencido) y también hay factores ambientales.

La evidencia en estudios de gemelos demuestra que hay factores heredables que juegan un papel en la homosexualidad masculina.

Sin embargo, la posibilidad de que el gemelo idéntico de un hombre homosexual también sea gay es de sólo un 20% (la posibilidad de que un hombre al azar sea gay es entre un 2% y 4%)”.

Nota: esto significa, que entre un 0.4% y un 0.8%, [menos del 1%] de los varones homosexuales que son gemelos idénticos, tienen algún tipo de influencia genética en su homosexualidad.

Esto indica que la orientación sexual tiene influencia genética pero no viene incrustada en el ADN y como quiera que los genes estén implicados es mediante predisposiciones y no predeterminaciones”.

Es decir: influye, pero no determina.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=7765 23/03/2007

Estudios del Cerebro

g.-) El estudio del cerebro del Dr. Simon LeVay.

Originalmente, sus “hallazgos” lo llevaron a decir que: “Este descubrimiento sugiere que la orientación sexual tiene un substrato biológico”

(Simon LeVay, The Sexual Brain (Cambridge, Mass.: The MIT Press, 1993), p. xii).

Sin embargo, fue tanta y tan descabellada la especulación que siguió a la publicación de su estudio en Science Magazine que el Dr. LeVay se sintió impelido a enmendarlo; habiendo escrito en 1993: Una y otra vez he sido definido como alguien que “probó que la homosexualidad es genética o algo así. No lo hice.

“No es posible, sólo con base en mis observaciones, decir si las diferencias estructurales estaban presentes al nacer y más tarde, influenciaron a los hombres a hacerse homosexuales o normales; o eso apareció en su vida adulta, quizá como resultado de su conducta sexual”

(Simon LeVay, The Sexual Brain [Cambridge, Mass.: The MIT Press, 1993], p. 122)

De acuerdo a lo anterior podemos decir que: “…no existe base biológica demostrada para la homosexualidad”. Un artículo aparecido en Noviembre de 1995 en Scientific American señalaba que la famosa investigación sobre el cerebro de los homosexuales de Simón LeVay nunca ha sido replicada (Nota: este es un requisito indispensable en cualquier investigación científica); y que el estudio genético del Dr. Dean Hamer ha sido refutado por investigaciones posteriores” – (ACEPRENSA; 05 de Febrero de 1997)

Homosexualidad Animal

h.-) La homosexualidad en los animales.

En primer lugar, nos parece absurdo comparar al ser humano con seres inferiores, carentes de inteligencia y voluntad; pero veamos que dicen los expertos.

El razonamiento de los grupos homosexualistas es de que: “Los animales siguen sus instintos de acuerdo con su naturaleza; y si algunas especies practican la homosexualidad, entonces, la homosexualidad está de acuerdo con la naturaleza animal; y como el hombre es también animal, entonces la homosexualidad debe también estar de acuerdo con la naturaleza humana

http://www.accionfamilia.org/temas-polemicos/homosexualidad/respondiendo-argumentos-cientificos-mov-homosexual/#toc-no-existe-en-animales-un-instinto-homosexual

Sin embrago, esto implicaría que el hombre estaría sujeto a practicar el canibalismo, el infanticidio (matando a sus hijos) y el asesinato de su conyugue después del “apareamiento”, como ocurre con algunas especies animales; o quizás también esperan vernos teniendo sexo en la calle, como perritos callejeros.

Así, el Dr. Antonio Pardo, Profesor de Bioética en la Universidad de Navarra, España, nos explica:

Hablando en términos precisos, la homosexualidad no existe entre animales. Por razones de supervivencia, el instinto reproductivo entre animales es siempre dirigido hacia un individuo del sexo opuesto. Por tanto, un animal nunca puede ser homosexual como tal.

Sin embargo, la interacción de otros instintos (particularmente el dominio) puede resultar en comportamiento que parezca ser homosexual (aunque también pueden influir el temor, la aceptación y otros estados afectivos); por lo tanto, tal comportamiento no puede ser considerado equivalente a una homosexualidad animal.

Todo esto significa que el comportamiento sexual animal abarca aspectos más allá de la reproducción”

(Antonio Pardo, “Aspectos médicos de la homosexualidad,” Nuestro Tiempo, Jul. /Ago. 1995, pp. 82-89)

Concluyendo: “la homosexualidad no es sólo contraria a la naturaleza racional del hombre, sino también a la naturaleza animal” (del libro En defensa de una Ley Superior)

Prevención de la Homosexualidad

j.-) “Una Guía para Padres sobre cómo Prevenir la Homosexualidad”

Este libro de Joseph y Linda Ames Nicolosi, prueba que la homosexualidad es un proceso aprendido y por lo tanto se puede prevenir.

(D.R. México 2005 por Editorial Edifica Editores; Instituto de Investigaciones Educativas y Familiares, A.C.; vea un extracto de este libro en: http://www.narth.com/docs/sp_extracto.pdf.

Para descargar el libro completo en versiones de Word o de PDF:

http://www.esposiblelaesperanza.com/index.php?view=article&catid=89%3A3-padres-con-hijos-con-ams&id=541%3Aguia-de-padres-para-prevenir-la-homosexualidad-joseph-nicolosi&option=com_content&Itemid=252)

k.-) “La atracción homoerótica puede prevenirse”

Declaración de la Asociación Médica Católica de Estados Unidos y Canadá. Fuente: Asociación Nacional para la Investigación y Tratamiento de la Homosexualidad de Estados Unidos (NARTH, por sus siglas en ingles)

http://www.unav.es/cdb/usothomos.html#I2

Si las necesidades emocionales y de desarrollo de cada niño se satisfacen adecuadamente tanto por la familia como por sus iguales, el desarrollo de atracción homoerótica es muy poco probable. Los niños necesitan cariño, alabanzas y aceptación por ambos padres, por sus hermanos y por sus iguales.

Tales situaciones familiares y sociales, sin embargo, no siempre se establecen con facilidad y las necesidades de los niños pueden no ser fácilmente reconocibles. Algunos padres pueden estar luchando con sus propios problemas y ser incapaces de proporcionar la atención y el apoyo que el niño requiere.

Algunas veces los padres hacen esfuerzos grandes, pero la personalidad del niño hace que el apoyo y la educación sean más difíciles. Algunos padres reconocieron signos incipientes y buscaron atención y consejo profesional, y se les dio consejos inadecuados y a veces erróneos.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales IV (DSM-IV) de la Asociación Psiquiátrica Americana (APA) ha definió en 1994 el Desorden o Trastorno de Identidad de Género (GID) en niños como una fuerte y persistente identificación con el género opuesto, insatisfacción con el propio sexo, y preferencia por papeles del sexo opuesto en juegos o fantasías.

Nota: en el DSM-V o DSM-5 de 2013, la APA quitó —“por decreto”— el Desorden o Trastorno de Identidad de Género de su catálogo de trastornos mentales; y se inventó la “Disforia de Género”, es decir, la angustia que sufre la persona que no está identificada con su sexo (la palabra Disforia no existe en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua -RAE-).

Como también “normalizó” o “despatologizó” la homosexualidad en 1973, sometiendo la decisión a votación (¿Avances científicos por la vía democrática…?)

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (ONU) en su Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud (CIE-10), documento preferido en el ámbito académico, sigue conservando al Trastorno de Identidad de Género como una enfermedad.

Algunos investigadores (Friedman 1988, Phillips 1992) han identificado otro síndrome no tan pronunciado en niños: los sentimientos crónicos de no ser masculinos (unmasculinity).

Estos niños, si bien no se envuelven en ningún juego de sexualidad cruzada, o tales fantasías, se sienten profundamente inadecuados en su masculinidad y tienen una reacción casi fóbica a los juegos violentos en la infancia y mucha aversión a deportes de equipos.

Varios estudios han mostrado que niños con Desorden o Trastorno de Identidad de Género y niños con sentimientos crónicos de no ser masculinos están expuestos al riesgo de homoeroticismo en la adolescencia. (Newman 1976; Zucker 1995; Harry 1989)

La identificación temprana (Hadden 1967) y la intervención profesional adecuada, si es apoyada por los padres, puede superar el Desorden o Trastorno de Identidad de Género (Rekers 1974; Newman 1976). Desgraciadamente, a muchos padres que expresan esta preocupación a su pediatra, se les dice que no se preocupen por eso.

En algunos casos los síntomas y la preocupación de los padres pueden parecer que disminuyen, cuando el niño entra a segundo o tercero de preparatoria, pero a menos que reciban el tratamiento adecuado, los síntomas pueden reaparecer en la pubertad como intensa atracción homoerótica. Esta atracción parece ser resultado de la incapacidad de identificarse positivamente con el propio sexo.

Es importante que aquellos envueltos en el cuidado y educación de niños estén informados de los signos del Desorden o Trastorno de Identidad de Género y la antimasculinidad juvenil crónica, y que conozcan los recursos disponibles para obtener ayuda adecuada para estos niños. (Bradley 1998, Brown 1963; Acosta 1975)

Una vez convencidos de que la atracción homoerótica no es un desorden de origen genético, se puede esperar el éxito de la prevención y uno puede también tener esperanza de encontrar un modelo terapéutico que vaya a mitigar significativamente si no a eliminar la atracción homoerótica.

Curación de la Homosexualidad

(Más información relacionada en inciso No. 8: ¿La homosexualidad es curable?)

k.-) “Yo los he curado”.

El Dr. Lawrence Hatterer afirma:Yo he curado a muchos homosexuales. Cualquier otro investigador puede examinar mi trabajo porque está todo documentado en 10 años de cintas magnéticas. Muchos de estos pacientescurados” (prefiero usar la palabra “cambiados”) se han casado, tenido familias y vivido felices.

Es un mito destructivo que “una vez que es homosexual, siempre lo será

Esto ha hecho, y hará en el futuro millones de homosexuales convencidos. Y aún más, no solo yo sino muchos otros psiquiatras de prestigio (Los Doctores Samuel B. Hadden, Lionel Ovesey, Charles Socarides, Harold Lief, Irving Bieber, y otros) han reportado sus éxitos terapéuticos de homosexuales tratables. (Tripp & Hatterer 1971).

l.-) Un estudio publicado en octubre 2006 en la revista Archives of Sexual Behavior, a partir de los datos de dos millones de personas nacidas en Dinamarca entre 18 y 49 años; que fue el primer país en legalizar las uniones homosexuales, concluye que:

La homosexualidad no nace, se hace y lo que se ha vivido en la infancia influye en la orientación sexual”

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=6955

m.-) La Asociación de Psicología Americana (APA) acaba de admitir que es ético —– y puede resultar beneficioso — que los terapeutas ayuden a sus pacientes a rechazar los impulsos homosexuales. Este cambio de rumbo resulta sorprendente, si se tiene en cuenta que hasta ahora la terapia más generalizada entre los psicólogos es la afirmativa, es decir, la que dirige a pacientes con estos conflictos a admitir y desarrollar su orientación sexual.

The Wall Street Journal; NARTH; 7 Agosto 2009

n.-) Es bueno tener claro que la homosexualidad se hace y se puede sanar: esto es lo realista y ofrece un tranquilizador horizonte de libertad” (Causes de Intercomunicación; 08 mayo 2009).Las terapias para cambiar de orientación sexual son eficaces y no causan daño”.

Esto lo afirma la más actualizada edición del manual clásico Essential Psychopathology and Its Treatment, de 2009; que es usado por la mayoría de profesionales de la psicoterapia.

o.-) El psicólogo holandés Gerard Van Den Aardweg ha dicho: “En cromosomas, hormonas sexuales y constitución física los homosexuales son normales”… por lo tanto, “los homosexuales son biológicamente normales, lo que no es normal es el ejercicio de la homosexualidad.”

“Mucha gente no sabe que la génesis psíquica de esta condición sexual carece en absoluto de misterio y que su terapia es posible”

http://es.catholic.net/psicologoscatolicos/348/2956/articulo.php?id=47028

La homosexualidad en gemelos

p.-) Estudio de la homosexualidad en gemelos.

Sí la atracción homosexual fuera genética, gemelos, que comparten el mismo código genético, deberían tener actitudes idénticas hacia la homosexualidad.

Sin embargo, hay numerosos casos de mellizos idénticos que no son idénticos en su orientación sexual. (Bailey 199111; Eckert 1986; Friedman 1976; Green 1974; Heston 1968; McConaghy 1980; Rainer 1960; Zuger 1976)

Por ejemplo, los Drs. Bailey y Pillard no pudieron establecer esto; por el contrario, como señala el Dr. A. Dean Byrd de la Universidad de California en Berkeley:

“El único punto esencial que emerge de la investigación de Bailey y Pillard realmente probó que las influencias ambientales juegan un fuerte papel en el desarrollo de la homosexualidad”

(Dr. A. Dean Byrd y Stony Olsen, “Homosexuality: Innate and Immutable?” Regent University Law Review, Vol. 14, p.

Volver al inicio.