Adopción gay: Si la naturaleza la niega no se puede imponer por ley, asegura experto

0
391

La pareja de homosexuales estadounidenses que adoptaron un  niño ruso para después someterlo a violaciones y a la producción de pornografía para sitios web de pedofilia, solo nos deja aplicarles el calificativo de desnaturalizados.

Afortunadamente, casos de abuso infantil como este son raros entre los homosexuales, aunque si se dan en mayor medida que entre los heterosexuales.

Y a lo que nos debe llevar esta penosa situación es a revisar el “derecho” a la adopción que se les ha otorgado a gays y lesbianas en algunos países.

En primer lugar, no existe derecho humano alguno a la adopción, a la paternidad o la maternidad; para homosexuales, ni heterosexuales.

La adopción es el derecho de los niños a contar con un padre y una madre que les proporcionen las condiciones necesarias para su óptimo desarrollo.

Pues si para procrear se requieren dos personas de diferente sexo, para criar se requiere de lo mismo; ya que el hombre y la mujer se complementan entre si y complementan la educación de los hijos.

Es por esto que, por el bien superior del niño, las adopciones pretendidas por hombres o mujeres solteras y parejas gays o lesbianas deben estar prohibidas; ya que no se debe otorgar por ley, lo que la naturaleza les ha negado (y no por algún mal funcionamiento…)

Hay quienes pretenden comparar la situación de las familias monoparentales de madres/padres viudos o divorciados con las parejas gays y lesbianas.

Pero hay una diferencia abismal entre un padre o una madre que se ven forzados a cubrir los dos roles (el niño alcanza a comprender la situación) y un niño que tiene que convivir con un impostor como madre o como padre.

Y es que en casos como el de Ricky Martin o Elton John, ellos podrán sentirse mujeres; pero nunca podrán comportarse como madres.

Todo lo anterior ha quedado demostrado científicamente en el estudio publicado el año pasado (2012) por la Universidad de Texas y financiado por el Instituto Witherspoon de Princeton, Nueva Jersey; titulado “Estudio de Nuevas Estructuras Familiares” que estuvo a cargo del Dr. Mark Regnerus del Centro de Investigación del Departamento de Población y Sociología de dicha universidad.

Hasta hoy, ningún científico ha sido capaz de refutar este estudio en el que participaron 3,000 adultos que fueron criados dentro de estructuras familiares diferentes.

Un resumen sencillo y en español presentado por la Dra. Ana J. Samuel, investigadora en el Instituto Witherspoon, puede verse en la siguiente liga:

http://www.intermediaconsulting.org/index.php?option=com_content&view=article&id=465:entrevista-con-ana-j-samuel-investigadora-del-witherspoon-institute&catid=21:investigacion-social&Itemid=24&lang=es

Pero en resumen dice que: los niños que crecieron en familias biológicamente intactas son en general mejor educados; tienen mejor salud mental y física; usan menos drogas; participan menos en actividades criminales y se afirman más frecuentemente felices que los otros.

Por otro lado, los resultados más negativos se refieren a niños procedentes de familias monoparentales lesbianas.

Finalmente, el estudio del Profesor Regnerus desacredita un estudio de la American Psychological Association (APA), según el cual “Ningún estudio ha concluido que los niños de padres gay o lesbianas tengan cualquier desventaja en relación a los niños de parejas heterosexuales”.

Asimismo, el profesor Loren Marks de la Escuela de Ecología Humana de Louisiana State University analizó el resumen presentado por la Asociación Americana de Psicología en 2005 y concluye que “ninguno de los 59 estudios referenciados en el resumen del 2005 de la APA compara: una muestra grande, al azar y representativa de padres gays o lesbianas— y sus hijos, contra una muestra grande, al azar y representativa de padres casados y sus hijos”

https://www.aciprensa.com/noticias/adopcion-gay-si-la-naturaleza-la-niega-no-se-puede-imponer-por-ley-asegura-experto-32801/